Lo que una tarjeta de visita puede hacer por tu negocio

Las tarjetas de visita constituyen una herramienta esencial en un gran número de ámbitos del contexto laboral, pero a menudo se pasa por alto su valor para lograr determinados objetivos y metas. Y es que, más allá de funcionar como un método de información de contacto, también es cierto que puede servirnos para potenciar la estrategia de marketing de nuestra empresa o de nuestra marca personal.

Adecua la tarjeta a tu imagen

En primer lugar, tienes que tener en cuenta que, si quieres lograr que el receptor de la tarjeta fije su atención en ella y reciba toda la información que condensa y que quieres hacer llegar, es esencial que la tarjeta “llame la atención”. Esto puede significar muchas cosas dependiendo del tipo de negocio o de persona: es importante que, si es llamativa, no sea a costa de la identidad corporativa que pretendes mantener. Resultaría incongruente que una empresa, simplemente por crear una tarjeta llamativa, utilizara colores chillones o una tipografía poco elegante si su empresa muestra siempre una imagen seria. Por lo tanto, hay que enfocar los esfuerzos en destacar sin romper los valores que forman parte intrínseca del negocio.

Gracias a las diferentes posibilidades que nos ofrece el diseño de las tarjetas de visita podemos encajar nuestras ideas en diferentes estilos. Si bien puedes optar por un modelo clásico, hoy en día existen muchas variaciones que pueden aportar el valor diferencial a tu tarjeta, como por ejemplo incluir un código QR que dé información extra. Las tarjetas imantadas te permitirán que el receptor pueda colocarlas en muchos tipos de superficies diferentes y tenerlas siempre a la vista; también, puedes optar por diferentes materiales, como el PVC o el poliéster, según tus preferencias.

Personaliza su diseño

Si bien dentro del diseño de la tarjeta cada empresa o persona elegirá aquellas características que le parezcan más interesantes y sugerentes, lo cierto es que hay ciertos consejos que le pueden servir de utilidad a prácticamente todo el mundo. Por ejemplo, el hecho de incluir tu fotografía en la tarjeta puede ser de relevancia a la hora de que el receptor continúe acordándose de quién eres, incluso aunque haya transcurrido un tiempo desde el último encuentro. A la hora de mantener contacto vía mail o telefónico, será más sencillo si la otra persona puede ponerte cara.

También, si te apetece ser más creativo o crees que el perfil de tu empresa se presta a opciones algo más arriesgadas, puedes optar por diferentes mecanismos que hagan que tu tarjeta no pase desapercibida. Uno de ellos es incluir una pregunta cuya respuesta se pueda encontrar, por ejemplo, en tu página web; de está manera, incentivarás una interacción más allá del mero intercambio de tarjetas. Lo mismo sucede si añades una pequeña broma o guiño con el que crear empatía o resultar más cercano.

Personalizar tu tarjeta de visita de todas estas y de muchas otras formas es posible gracias a servicios profesionales de imprenta. De esta manera, tanto si buscas una imprenta digital en Barcelona, en Madrid o en cualquier otra ciudad donde esté ubicado tu negocio, podrás asegurarte de obtener la personalización más adecuada para obtener los mejores resultados posibles.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>